dijous, 31 d’agost de 2017

dimecres, 30 d’agost de 2017

YOGA — Nova Temporada 2017/2018

Ja iniciant una nova temporada de YOGA!
Després de més de 32 anys ensenyant, la pràctica que comparteixo ha anat evolucionant cap a una manera de fer pròpia, sempre pensant en l'alumne que rebrà aquesta proposta i amb el propòsit de què el YOGA ens ajudi a millorar en tots els aspecte!

CHANDRA NAMASKAR: Saludo a la Luna, por Quim Altés

Already begining a new season of YOGA!
After more than 32 years teaching, the practice that I share has become into an own way of doing, always thinking about the student who receives this proposal and with the purpose that the YOGA helps us to improve in all aspects!


Compartir

Els moments compartits són els que donen sentit a la vida!
The shared moments are those which give sense to the life!



dimarts, 29 d’agost de 2017

Portada


Después de mi huida de las redes sociales, inauguro este blog en el que quiero reflejar ciertos sentimientos y sensaciones que me asaltan y se apoderan de mí, y que deseo compartir con aquellos seres a los que amo.
     
¡Evidentemente que el hecho de compartir da mucho sentido a nuestra existencia y a nuestro paso por este mundo! Al menos para mí es importante y éste es el motivo de este blog y de estas palabras que se escriben a sí mismas, tal como fluyen desde lo más profundo de mi sentir.

Y con este gesto, sé que esparzo algo de mí, consciente que a la vez no es mío sino que surge de algún lugar del que simplemente soy un habitante privilegiado, por poderlo vivir en primera persona. Y lo único que hago es abrir de par en par las ventanas de este habitáculo, en el que me parecen hermosas algunas cosas que ocurren y eso es lo que me gustaría plasmar y transmitir, a modo de diario.

Pero tampoco quiero crearme ninguna obligación, sólo dejar que surja lo que desee emerger por su propio dinamismo y ganas de ser.

Para empezar, hoy algo tan prosaico como una imagen desde el terrado de nuestro nuevo Centro de Yoga en Barcelona y en la que se contempla detrás de nuestras caras de satisfacción, dos imágenes emblemáticas que a muchos podrían pasar desapercibidas: entre la edificación moderna asoma tímida y a la vez majestuosamente la imagen de la cúpula del Teatro Coliseum de nuestra querida Barcelona, emblema de un pasado más glorioso; otra imagen que embellece la estampa, es el Tibidabo al fondo, montaña que representa la elevación de la Naturaleza en la urbe y que reclama su presencia para que de alguna forma no olvidemos ese vínculo orgánico con la vida.

De ahí que, a pesar de todas las tribulaciones sufridas, la ciudad sigue viva y vibrante renovándose a sí misma día a día para no morir de gloria, ni perder su verdadera y genuina identidad. Y eso es lo que me sigue atrayendo de esta ciudad que me vio nacer y en la que de alguna forma sigo presente y vibrando con ella.